IMPRONTUARIO: Enero

jueves, 3 de enero de 2008

Enero

Velando


Noche expectante, constelada y fría,
flotando más allá de la ventana.
Escarcha minuciosa que se afana
en su callada y lenta orfebrería.

Noche erizada en delirante umbría
de ramas al desnudo, donde mana
un relente de luna: noche hermana
de cierta paz que en la niñez solía.

Todo se encauza al sueño en fiel descenso.
Noche sumida en noche, y en suspenso
la vieja guerra. En la mesilla el fiero

Aquiles, Héctor y las gafas, juntos,
velando mis naufragios, mis asuntos
que cuelgan del inmenso azul de enero.


Juan Manuel Macías, Azul de enero (Ed. Vitruvio, 2003)














Paul Klee, Blaue nacht

9 comentarios:

Juan Manuel Macías dijo...

Hombre, Juan, muchísimas gracias. Te deseo un feliz año y una cuesta de enero que sea cuesta abajo.

Nodisparenalpianista dijo...

Yo propongo recitarla entre April in paris y Volare, oh, oh. Es que lo veo, The Gang in The Sands: Las vegas a nuestros pies. O los Monegros, derrumbándonos hasta la cumbre.

jsvico dijo...

Me gusta, habrá que hablarlo. Si te traes la pianola y Juan Manuel se decide por fin a croonear, me comprometo a desempolvar mi imitación de Stratocaster, arrumbada en un ángulo oscuro del salón, la pobre.

Nodisparenalpianista dijo...

Esa es la idea, The dark side of the saloon. Tom Waits al lado de Nodisparenalpianista va a ser un cantantillo de TRex.

Jesús dijo...

Si la desempolvas, llámame. Revivamos aquellos tiempos rockabillies que ya quedan, ay, demasiado atrás.

jsvico dijo...

Esto de empezar el año con espíritu revival no debe ser sano, Jesús. Espero que contribuyas con tu traje de Elvis/hombre bala.

Juan Manuel Macías dijo...

Hum, ya empiezo a ver nuestros nombres escritos en neón, y esa mítica gira por Nevada, abarrotando los saloones y las salitas de estar.

Jesús dijo...

Sí, sí, hombre bala...

Pues me acuerdo yo de una camisa que vendían en Portaferrissa allá por 1992 que era la bomba...

Sí, sí, en la tienda del camello...

jsvico dijo...

¡Ja, ja, ja, menudo horror! Aunque para cantar "The gambler" hubiera ido de perlas, reconócelo.