IMPRONTUARIO: Cirlot en Vallcarca

jueves, 8 de enero de 2009

Cirlot en Vallcarca

.
No son los grandes cúmulos de piedras, ni los montes de musgo, ni los tejidos espesos a lo largo del ruido. No son las flores de la noche, ni los alfabetos religiosos, ni son las bestias de desdicha y solemnidad. No son las piedras blancas, ni las piedras grises, ni los vientres obscuros que se ofrecen al águila. No son los recuerdos deshilados, ni las reinas marchitas junto a sus ruecas gigantescas. No son las impuras sombras, ni los dorados agujeros. Son los dedos, solamente los dedos.
..
J.E. Cirlot, La dama de Vallcarca (1957)



Max Ernst, Oedipus Rex (1922)

16 comentarios:

Juan Manuel Macías dijo...

Qué grande Cirlot...

ana dijo...

jajaja
¡hemos recuperado dos voces de culto que tienen que ser RE conocidad al mismo tiempo¡

veridiana dijo...

Los dedos....
¡ Qué maravilla se puede lograr con ellos !

Saludos

Maiz de agua dijo...

Los dedos...llegamos al origen:lapiel,talvez la membrana del alma, qué buen texto, cuánto me gusta

Feliz 2009¡¡¡

Olga B. dijo...

Misterioso Cirlot.

jsvico dijo...

Enorme, Juan Manuel, e imprescindible.

jsvico dijo...

Lo de Cirlot con Schöenberg, Ana, era directamente mitomanía. Es sorprendente que dos lenguajes tan cerebrales (a pesar de las intentonas surrealistas de Cirlot) lograran tal intimidad con el Misterio.

jsvico dijo...

Y tanto, Veridiana. Yo siempre me acuerdo de aquello que dijo Woody Allen: que le gustaría reencarnarse en las yemas de los dedos de Warren Beatty. ;)

jsvico dijo...

Pues siguiendo con la sección de frases célebres, ya sabes la de Valéry: "lo más profundo es la piel". ¡Qué gran verdad!

Feliz año a ti también, Maíz de Agua.

jsvico dijo...

Delicioso misterio, Olga.

ana dijo...

Yo lo decía por Gil Albert...
pero bueno, también Schönberg.

jsvico dijo...

Ah, claro, qué torpe! Pues nada, Ana, a tres bandas.

raúl quinto dijo...

Cirlot es simplemente espectacular. Tremendamente moderno, pero dueño también de una gran tradición. ¡viva!

jsvico dijo...

Hola, Raúl. Pues sí: fanático de lo medieval y experto en arte abstracto y en música serial, tradicional y vanguardista, todo al mismo tiempo. Quizás por eso, por lo que tiene de paradójico, fascina tanto.

ana dijo...

¡vuelve¡

jsvico dijo...

Tus deseos son órdenes, Anita.