IMPRONTUARIO: No tempo todo

domingo, 30 de agosto de 2009

No tempo todo

.

Un amigo es a veces el desierto,

otras el agua.

Despréndete del ínfimo rumor

de agosto; no siempre

un cuerpo es el lugar de la furtiva

luz desnuda, de cargados

limoneros de pájaros

y el verano en el pelo;

en el follaje oscuro del sueño

es donde brilla

la piel mojada,

la floración difícil de la lengua.

Lo cierto es la palabra.


..........................Eugénio de Andrade

..........................(Versión de Aníbal Núñez)

.


Video: j. vico (Oporto, agosto 2009)

Música: Paula Oliveira & Bernardo Moreira


12 comentarios:

Le poinçonneur dijo...

Qué tonto, ha puesto Eugenio con acento.

Ains.

jsvico dijo...

Y eso que no hice la ESO...

Oye, mañana vuelves, no?

ana dijo...

hermanados estamos por nuestra apátrida condición.
:-D
gracias por el poema de Eugene, no O´neall

jaja

Juan Manuel Macías dijo...

Grande Andrade (por cierto, traductor de Safo) y grande Nuñez. Y grande usted por recordarlos aquí. ¿Se acabará por fin agosto?

Por cierto, mañana marchan los prometidos alcoholes para BCN. Esto parece una declaración contrabandista jajaja

Abrazo.

jsvico dijo...

herm-Ana!!!

jsvico dijo...

En serio? Qué grande eres, Juan Manuel!!!

(Aclaración al personal: se trata de Apollinaire...)

Pero por qué sera, amigo mío, que siempre acabamos relacionándolo todo con el bebercio? Ja, ja, ja!

Le poinçonneur dijo...

Al final me adelanté.

Si es que siempre he sido un impaciente.

Nodisparenalpianista dijo...

Jo, esperaba ver a Petunia Florista y el callejón del Gato. Lo demás, todo
Oye, ¿por verlo nos salvamos de la sesión de las filminas? Venga, otro cartucho más...

jsvico dijo...

Un adelantado, J., un adelantado!

jsvico dijo...

Ahí está, Pianista, tú has descubierto el Qué del post! Has visto qué forma más sofisticada de pasarle las diapos a la peña? Ja, ja, ja!

Dulcinea dijo...

Jsvico me has impresionado muy gratamente. Desde que la visité he soñado más de una vez con esa librería.

jsvico dijo...

Muchísimas gracias, Dulcinea, me alegra de verdad que te haya gustado. Ah, la livraria Lello, qué maravilla...